Administrador de Fincas a la fuga

Administrador de Fincas a la fuga

Administrar una comunidad de vecinos no es tarea sencilla y cuenta con gran responsabilidad, tanto legal como de carácter económico. Estos son los motivos por los que dicha administración no se le puede encargar a cualquiera y debe de ser siempre llevada por un profesional de la materia: un Administrador de Fincas.

Un administrador de fincas se fuga con una importante cantidad de dinero

Sin embargo, en algunos casos, ni siquiera el estricto control que llevan los colegios de administradores de fincas, puede detectar a administradores de fincas que actúan bajo delito.


 

Soluciones tecnológicas aseguradoras para Administradores de Fincas

Mira


 

Este es el caso que ha sucedido hace apenas una semana, y que a nadie, ni vecinos ni compañeros del Colegio de Administradores, hacía sospechar. Pese a todo, José Luis C. G. se daba a la fuga el pasado mes de enero, llevándose consigo importantes sumas de dinero correspondientes a varias de las Comunidades de Vecinos que gestionaba en la actualidad.

Desde el momento de su fuga, que se producía en Madrid, hace algo más de una semana, por lo menos, han sido diez las comunidades de vecinos que han denunciado el robo de considerables cantidades, además de dos particulares, que también andan tras el paradero de Luis C. G. para que éste les devuelva los miles de euros que custodiaba de sus cuentas comunitarias, además de importante documentación referente a sus fincas.

La desaparición del colegiado coge a todos por sorpresa, ni familiares ni amigos conocen el paradero de Luis C. G. y en ningún momento el hombre hizo algún tipo de alusión previa a esta fuga. Sin embargo, no responde a ninguna llamada, tanto en el teléfono de su céntrico despacho en Madrid, como en su móvil personal. Por otro lado, nadie comprende los motivos de la repentina desaparición del administrador de fincas.

La justicia, sin embargo, piensa que Luis C. G. llevaba meses planeando esta fuga, y el principal indicativo de ello es que había retirado el buzón y la placa de su despacho que señalaban la naturaleza de su actividad. Por otro lado, puesto que actúo de forma concienzuda, tuvo tiempo de sobra para transferir a sus cuentas los importes correspondientes a los primeros recibos de febrero de las comunidades de vecinos que administraba, engordando la cantidad para poder sustraer unas cifras incluso mayores que las de costumbre.

Por otro lado, para continuar con la estafa, Luis C. G. retiró cheques de varias cuentas que no eran de su posesión pero en las que figuraba como autorizado. Fue ante este hecho cuando los vecinos, avisados por las correspondientes sucursales bancarias, se alertaron y decidieron contactar con él, acción que fue imposible.

Las cantidades robadas según han declarado oscilan entre los 1.600 a los 40.000 euros. “A algunos nos falta poco dinero, entre comillas. En nuestro caso son 14.000”, indica el responsable de una de las comunidades de vecinos afectadas, y situadas en el centro de la capital.

Por su parte, el Colegio de Administradores de Madrid no ha tardado en pronunciarse, y notifica a todos los afectados que se dirijan a él para recibir ayuda. “Se ha abierto un expediente disciplinario contra el acusado por cada una de las denuncias que nos ha llegado. Estamos tratando de poner todos los medios necesarios para localizarle y vamos a dar la cobertura necesaria a los afectados”, recalca el presidente de la Comisión de Deontología, Pedro Prieto.

Así, para este tipo de casos, la institución cuenta con un seguro de 200.000 euros por colegiado más otro de fianza profesional de 25.000 euros. A los vecinos, se les ha comunicado que el seguro global es de 400.000 euros y el límite por colegiado oscilaría los 30.000 euros.

Y tú, ¿conoces otros casos de similares consecuencias? Envíanos tus comentarios, dudas o sugerencias, y únete a nuestra comunidad de Facebook para estar al tanto de estas y otras noticias acerca de los administradores de fincas y su función.

 

Andrea